Salamanca y Alba de Tormes forman parte de la Red Huellas de Teresa

La Red Huellas de Teresa ha presentado en Fitur 2022 este vídeo que invita a conocer el legado de Santa Teresa de Jesús en las ciudades teresianas que componen la Red, entre ellas Salamanca y Alba de Tormes.

Con motivo de la conmemoración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa en 2015 en la ciudad de Ávila, surge la unión de las ciudades teresianas bajo la denominación ” Huellas de Teresa de Jesús” como una propuesta cultural y patrimonial para dar a conocer la obra y legado de la declarada Doctora de la Iglesia a través de la difusión de las distintas Fundaciones Conventuales que realizó.

Los lugares elegidos por La Santa para dejar sus Huellas , viaje que comienza en 1567 y que duraría 20 años recorriendo Ávila, Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba de Tormes, Segovia, Beas de Segura, Sevilla, Caravaca de la Cruz, Villanueva de la Jara, Palencia, Soria, Granada y Burgos.

Huellas de Teresa nace como una ruta turística o de peregrinación que permite conocer el legado arquitectónico, literario y espiritual de esta mujer humanista, Santa, viajera y avanzada a su tiempo.

Santa Teresa llegó a Salamanca en el año 1570, donde crea su séptima fundación. Son numerosas las Huellas que de su vida y obra durante este tiempo, puedes descubrir en la ciudad.

Salamanca, a través de dos rutas, nos acerca a la figura de esta fascinante mujer.

Recorrido por los Lugares Teresianos

Casa de Santa Teresa, en la calle Crespo Rascón. El 31 de octubre de 1570 llega a esta casa, testigo de su faceta como mujer emprendedora. En este edificio de la familia Ovalle tuvo lugar la noche de las ánimas. El que fuera convento carmelitano durante cuatro años pertenece en la actualidad a las Siervas de San José y pasará a la historia como el lugar inspirador del “vivo sin vivir en mí”.

Universidad Pontificia. Fueron los jesuitas, en concreto el Padre Álvarez, quienes animaron a Teresa a visitar Salamanca, ciudad universitaria, y a iniciar aquí una nueva fundación. Ellos le encargaron la redacción del Libro de las Fundaciones.

Universidad de Salamanca. En 1922, siendo vicerrector Don Miguel de Unamuno, la Universidad le concedió el título de Doctora Honoris Causa de la Universidad. El primer reconocimiento otorgado por la Universidad a una mujer por su calidad literaria, su espiritualidad y los valores reformistas.

La relación de Santa Teresa y la Universidad está ligada a la figura de fray Luís de León, San Juan de la Cruz y el propio don Miguel de Unamuno.

Catedral de Salamanca. Del conjunto de las capillas de la iglesia nueva de la Catedral de Salamanca, destaca la dedicada a Santa Teresa de Jesús.

Convento de San Esteban. Los padres dominicos prestaron ayuda a Santa Teresa de Jesús durante su estancia en Salamanca, prueba de esta vinculación es el confesionario al que acudía la Santa en busca de consejo. Este confesionario puede visitarse en el interior del convento.

Por último en la Plaza Mayor podemos contemplar el medallón dedicado a su figura, situado en el Pabellón de Petrineros. Junto a su imagen, están los medallones de Fray Luis de León o Miguel de Unamuno.

Espacios Entreabiertos. La Espiritualidad Femenina

Junto a los grandes lugares de espiritualidad –la Catedral de Salamanca, Convento de San Esteban o La Clerecía- existen otros pequeños espacios íntimos, alejados del ruido, del bullicio, pero igualmente bellos y relevantes como son los Espacios de Espiritualidad Femenina.

Casa de Santa Teresa. Sede de su séptima fundación y actualmente convento de las Siervas de San José, congregación fundada por Sor Bonifacia Rodríguez Castro. Una casa que ha acogido a dos santas, emprendedoras de comunidades.

Convento de Santa María de las Dueñas, palacio fundado en 1419 y posteriormente donado para convertirlo en Convento de las religiosas de la orden de santo Domingo. Destaca el bellísimo claustro del edificio que alberga la vida de vida de retiro y paz interior de las monjas dominicas.

Convento de Santa Clara. En el siglo XIII las monjas de Santa Clara, pertenecientes a la orden franciscana, convirtieron la originaria ermita y casas colindantes en monasterio. Seguidamente se construyó la iglesia y el convento, aún hoy habitado por las monjas de santa Clara que viven en régimen de clausura.

Convento de las Úrsulas, fundado a mediados del siglo XV por don Alfonso de Fonseca. Desde 1992 está habitado por hermana de la orden de Santa Clara en régimen de clausura. En la parte del coro de la iglesia se instala el museo del convento en el que destaca el bellísimo artesonado de estilo italianizante y mudéjar y las tablas de Juan de Borgoña (siglo XVI), que formaban el hoy desmontado altar mayor y que representan diversas etapas de la vida religiosa de Santa Úrsula.

Alba de Tormes

Alba de Tormes, en la provincia de Salamanca, antigua villa medieval, cabeza de los estados ducales de la poderosa familia de los Álvarez de Toledo (Duques de Alba).

Santa Teresa de Jesús estaba vinculada con la Villa a través de su hermana, Juana de Ahumada y su esposo, Juan de Ovalle, ecónomo del Duque de Alba con cuya esposa se carteaba y era amiga.

Fundó en Alba de Tormes el Convento de la Anunciación en 1571, el que sería el lugar de su fallecimiento por lo que transformó en un lugar teresiano privilegiado pues, además del sepulcro, se pueden venerar las reliquias mayores (corazón y brazo izquierdo de santa Teresa).

Situado a 20 km. de la ciudad renacentista y universitaria de Salamanca; a unos 80 km. de la ciudad de Ávila, Alba de Tormes luce una singular panorámica de la Villa junto a la ribera del río Tormes que invita al visitante a pasear por la ruta las Aceñas o la Isla de Garcilaso o dar un paseo por sus aguas disfrutando del paisaje.

Degustar la gastronomía tradicional albense, descubrir la artesanía del barro o compartir las fiestas de Santa Teresa, son algunas de las señas de identidad que Alba de Tormes invita a compartir.

Menú