El papa Francisco recibe al Obispo de Ciudad Rodrigo y de Salamanca

La audiencia de los obispos de España por la visita que hacen todos los del mundo cada cinco años ha tenido lugar esta vez para el recién estrenado obispo José Luis Retana, que destaca que el Papa “ha estado jovial y cercano”.

Para el prelado, este encuentro con el Santo Padre ha sido “muy gratificante”, y antes de su inicio ha saludado uno por uno a los vicarios de las diócesis presentes, entre ellos, al de Pastoral de Ciudad Rodrigo, Gabriel Ángel Cid, y el de Salamanca, Policarpo Díaz

“Yo le he encontrado ocurrente, respondiendo a nuestras preguntas, que nos dijo que eran abiertas de lo que fuera necesario, e incluso intercalaba anécdotas de su vida pastoral previa”, relata Retana. En cuanto a los temas abordados, han sido variados, como indica el prelado, “de la sinodalidad, de la situación en España,… hemos intervenido todos”.

Entre los asuntos hablados, el obispo de Ciudad Rodrigo y de Salamanca se queda con el tema de evangelización, “sobre la importancia que en la evangelización tienen los laicos o respecto a los catequistas, entendido como un colaborador en la vida pastoral del sacerdote, no como el clásico catequista de los niños de Primera Comunión o de Confirmación”. Asimismo, a Retana le ha impresionado que el papa Francisco haya subrayado “la cercanía que debe tener el obispo a su pueblo, “que esté entre la gente, que nadie se extrañe de que vaya solo, porque cuando la gente se extraña de encontrarse al obispo en cualquier lugar, es porque no lo ha frecuentado”.

El Santo Padre les ha hablado de cuatro cercanías, como detalla: “el obispo tiene que ser cercano a Dios, en el sentido de cuidar su espiritualidad, ser un hombre de oración; de la cercanía de los obispos entre sí; de la cercanía que los obispos debemos tener a los sacerdotes, algo muy especial y en lo que yo estoy perfectamente de acuerdo y procuraré cuidarlo” y de la cercanía del obispo “a su pueblo y a sus situaciones”.

Este encuentro con el pontífice ha servido “para alentar nuestro ministerio episcopal, y del conjunto de los obispos españoles”, ha afirmado emocionado. “Hemos salido contentos”.

Fotografías de Gabriel Ángel Cid.

Menú