La cooperante María Hernández asesinada en Etiopía, Gran Cruz del Mérito Civil

El Consejo de Ministros aprobó la concesión de la Gran Cruz de la Orden del mérito Civil a título póstumo para la cooperante procedente de Sanchotello, María Hernández Matas, asesinada en Etiopía el pasado 24 de junio.

Se trata de una distinción instituida en 1926 por el rey Alfonso XIII, que reconoce “las virtudes cívicas de los funcionarios al servicio del Estado, así como los servicios extraordinarios de los ciudadanos españoles y extranjeros en el bien de la Nación”. En este caso, el Gobierno reconoce la labor humanitaria que llevó a cabo María Hernández en África, Asia y América. Según recuerda el Gobierno a la hora de dar a conocer este reconocimiento, la cooperante originaria de Sanchotello “desarrolló su labor en 2015 en la República Centroafricana, para pasar a Sudán del Sur como coordinadora de Finanzas.

En 2017, coordinó la misión de ayuda humanitaria de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la guerra de Yemen. En 2019, fue destinada a México en el transcurso de las caravanas de migrantes centroamericanos a la frontera entre Estados Unidos y México donde atendieron a más 6.000 personas. En 2020, estuvo en la región en Pulka, en Nigeria. De allí, fue trasladada a Tigray ante la emergencia humanitaria”. En junio de este año fue asesinada junto a dos compañeros cooperantes etíopes en la región del Tigray en el contexto del conflicto entre el Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT) y las fuerzas armadas etíopes.

Es el segundo reconocimiento póstumo que recibe tras la Medalla al Mérito Profesional entregada por la Junta de Castilla y León el pasado 22 de noviembre.

Menú