Un Ferrari 348 BT, elegida ‘pieza del mes’ en el Museo de Historia de la Automoción

El Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, de la Fundación Gómez Planche, comienza el otoño presentando como ‘pieza del mes’ a uno de los vehículos integrado en la exposición “Automoción y Diseño Italiano”, que permanecerá hasta mañana. Se trata de un Ferrari 348 TB del año 1991, una distinguida obra del diseño automovilístico del país transalpino.

Por tanto, se trata de la última oportunidad para visitar esta muestra y disfrutar de un vehículo de competición de la marca más afamada a nivel mundial y cuyos inicios se remontan a los años 20, cuando un avezado piloto de competición, Enzo Ferrari, estableció una relación profesional con otra de las marcas más ilustres italianas: Alfa Romeo.

Es en el año 1929 cuando nace una pequeña escudería, bajo su apellido, aunque utiliza vehículos propios de Alfa Romeo. En el año 1939 abandona su relación con la marca italiana para dar un gran paso y competir contra ella. Este será el único objetivo de Enzo durante la década de los años 40, con su fábrica “Auto Avio Costruzioni”, ubicada en la localidad de Módena y donde ensamblaron sus primeros automóviles de competición: los 815. Tras la II Guerra Mundial, traslada su producción hasta Maranello, pasándose a llamar Ferrari y logrando sus primeras victorias en la Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans. Comienza una larga carrera de éxitos, tanto en la competición como en el diseño y la innovación mecánica, siendo los años 50 dominados por la marca del caballo rampante. Sin embargo, Enzo necesitaba grandes aportaciones económicas para mantener su industria, por ello diversificó su producción y por primera vez adaptó sus modelos de competición a modelos comerciales creando, a partir de entonces, verdaderas joyas de colección para los sectores más notables de la sociedad y que en la actualidad son muy cotizadas.

El modelo que nos ocupa es una espléndida Berlinetta, dotada de un motor en V8 y concebida desde un punto de vista mecánico a partir de sus antecesores, el 308 y el 328, además de contar con una estética ampliamente revisada. Este modelo fue presentado en el año 1989, siendo el último proyecto realizado bajo la supervisión de Leonardo Fioravanti como jefe de diseño, bajo dos versiones diferentes muy aerodinámicas: el TB (Berlinetta) y el TS (Targa). Un vehículo caracterizado por su calandra encerrada entre dos faros escamoteables, de dimensiones remarcables y en los flancos rejillas de refrigeración destinadas a mejorar el rendimiento de la propulsión y el radiador; mejoras de diseño avanzadas que superaron a los modelos Mondial y Testarrosa, ofreciendo un diseño más agresivo. Las llantas, en estrella, son de nuevo diseño y los grupos ópticos traseros repiten la solución estilística adoptada en la Testarrosa, otro de los iconos de la marca italiana y de gran repercusión mundial. A partir del año 1994, las denominaciones de sus versiones fueron modificadas, añadiendo una G, pasándose a conocer como GTB para la Berlinetta y GTS para los modelos equipados con una capota desmontable.

Menú