[El Ayer de Salamanca] El norte de la ciudad

Eran tiempos de cambio y crecimiento en la ciudad. Aún terreras, las calles de los barrios de Salesas y Chinchibarra veían levantarse altos bloques de viviendas sustituyendo a las humildes viviendas unifamiliares de una sola planta a menudo con corral. Calles como Alfonso VI, Conde Don Vela o la plaza Madrid están trazándose en esos momentos.
Entre los muchos detalles apreciables en la imagen detenemos nuestra atención en las edificaciones que se encuentran en primer plano a la izquierda de la plaza de toros de la Glorieta. Tuvieron su origen en las instalaciones del Instituto de Higiene Victoria, una empresa dedicada a la fabricación de sueros y vacunas de capital estadounidense y la colaboración económica de la banca salmantina de Matías Blanco Cobaleda (más tarde Banco Salamanca). Su edificio había sido proyectado por Eduardo Lozano Lardet en 1933. Sobre sus instalaciones, ya abandonadas, se celebró la primera feria de muestras de carácter provincial organizada por la Cámara de Comercio de Salamanca que fue inaugurada el 9 septiembre de 1961. Para su celebración fueron explanados más de 40.000 m2 de terreno. En 1962, las instalaciones que habían sido destinadas para cerdos en el Instituto de Higiene Victoria fueron aprovechadas en el matadero industrial y fábrica chacinera que Pedro Díaz inauguró en el lugar el 28 de mayo de 1962. Hoy este espacio se encuentra totalmente urbanizado formando parte del barrio de la Chinchibarra, barrio que creció alrededor del depósito del teso de la Chinchibarra construido por el Ayuntamiento en 1945, para abastecer de agua la zona norte de la ciudad dentro del plan integral realizado por el ingeniero Paz Maroto en el año 1938.
Faltaba aún la urbanización del jardín del monasterio de Santa María de Salesas Reales que hoy contiene además de bloques viviendas, el jardín de Salesas y la calle Salesas. La Orden de la Visitación de Santa María había llegado a Salamanca en el año 1910 y en 1917 fue colocada la primera piedra de su monasterio, entonces en la Avenida de la Glorieta, hoy Torres Villarroel, que sería construido con planos de José Yarnoz sobre un teso en labrantío que tuvo que ser fuertemente explanado. Su inauguración tuvo lugar el 30 de octubre de 1919, dando el nombre con el que son conocidas sus monjas, salesas, al barrio donde se ubica. Su edificio fue una de las grandes edificaciones en la zona junto con los dos cuarteles construidos en la década de 1920, el del “General Muñoz Cabo”, hoy “General Arroquia” y “Julián Sánchez, El Charro”, que puede verse en la imagen, hoy desaparecido para dejar su espacio al Corte Inglés.
Salamanca en el Ayer
Menú