[El Rincón de Daniel de la Iglesia Bonal] Entrevista a Camilo

Una puesta en escena brillante y una voz que ha conquistado a todos los corazones salmantinos que por primera vez juntaron sus manos con las de este gran artista internacional, como bien dijo él mismo al principio del show.

Al principio del show, con un pequeño vídeo, nos presentó ese concierto que nos deslumbró con su majestuosidad a todos lo que estábamos allí presentes.

Cada concierto nos está dejando más sorprendidos… Ha sido un concierto brutal e irrepetible en cualquier aspecto.

– ¿Qué tal se ve en España la acogida a un artista colombiano?

. En España la gente es muy abierta, disfrutan con cada pequeño minuto de concierto y sobre todo, se nota el amor y el cariño de la gente hacia el que está encima del escenario, sin importar si es colombiano, mexicano o francés.

– Las restricciones sanitarias…

. Acá hemos sido muy meticulosos con las normas sanitarias por la COVID, bien es cierto que entorpecen el funcionamiento de un show normal, con lo cual hacemos todo lo posible y readaptamos el show para que siga siendo único y cada persona que entre a disfrutar, salga de aquí sonriendo como los niños chiquitos.

– Salamanca… ¿Cómo os tratan?

. Increíble, todas las entradas agotadas, ver todas esas sillas de allá fuera llenas, y todos ustedes que nos quieren, ver a la gente cantando las canciones a 8.000 kilómetros de nuestras casas. Increíble, trato espectacular.

– ¿Es esto un espacio realmente seguro?

. Claro que sí, y vos lo sabe bien… Estamos acá al aire libre, con tapabocas, nosotros ahora no, porque estamos en confianza, ya tú sabes, pero la gente del público, tiene el cacharrito para desinfectarse las manos, el tapabocas, distancias de 1 metro con 50 centímetros, tenemos todo lo que se nos exige para que esto sea seguro.

– ¿Ganas de un concierto como los de antes?

. Pues claro que sí corazón, ¿pero sabes qué es lo que pasa? Que no podemos, pero tampoco queremos, lo más importante para todos nosotros es que la salud de ustedes sea la correcta, y no podemos permitirnos el lujo de que por un capricho, enfermes en el mejor de los casos, o que por nuestro capricho fallezca alguien de tu familia porque después de estar acá, tienes la mala suerte de que contagias y luego vas a ver a tu abuelita por ejemplo y también se contagia ella y fallece. Yo me entero y se me cae el alma al suelo, me rompo en cien pedacitos. No me lo puedo permitir. ¿Hay ganas? Claro que sí, pero solo Dios nos dirá cuándo se puede.

El concierto no dejó a nadie sin una sonrisa.

He podido comprobar la magia de la música, al ver a generaciones completamente diferentes unidas en este concierto. Ver salir del evento a padres con sus hijos y todos sonriendo y cantando. En ese momento te das cuenta del valor de la música.

Tiene el poder de juntar mundos diferentes. Hace no tanto tiempo estuve hablando con Ambkor (Oscar) y me estuvo contando que algo de lo que él se había dado cuenta era de que la gente que por ejemplo va a un concierto suyo, tienen algo muy fuerte en común… Ambkor, y eso les une con pequeñas experiencias personales que hayan vivido.

La música junta mundos y hace el amor.

“Mi música lucha contra el sistema que enseña a vivir y a morir” BOB MARLEY

Menú