Un recorrido por los templos de Salamanca y provincia

Durante el mes de agosto, y hasta el próximo 12 de septiembre, una veintena de templos abren sus puertas en Salamanca y provincia, dentro del programa de Apertura de Monumentos, una iniciativa cultural, patrimonial y turística que permite que los visitantes conozcan los monumentos de la Comunidad que habitualmente no son visitables o tienen horarios limitados.

Por la provincia, este programa contempla la apertura de algunos templos destacados como los de Santiago de la Puebla, Macotera, Alba de Tormes, Aldeadávila, o en la Sierra de Francia, con iglesias de Miranda del Castañar, Villanueva del Conde o Sequeros, entre otros.

Estas iglesias estarán abiertas de martes a domingo en horario de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas.

En la capital se abrirán un total de ocho templos: La Purísima, San Martín, San Julián, San Sebastián, Sancti Spíritus, Vera Cruz, San Marcos, Santo Tomás Cantauriense. Mientras que en la provincia: Iglesia de San Juan (Alba de Tormes); Iglesia de Santiago (Santiago de la Puebla); Iglesia de Nuestra Señora del Castillo (Macotera); Iglesia de San Pedro (Villoria); Iglesia de La Asunción (La Alberca); Iglesia de San Ginés y Santiago (Miranda del Castañar); Iglesia de San Martín (San Martín del Castañar); Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves (Mogarraz); Iglesia de La Asunción (Montemayor del Río); Ermita de la Virgen del Robledo (Sequeros); Iglesia de San Sebastián (Villanueva del Conde); Iglesia de Santa María la Mayor (Ledesma); Iglesia de El Salvador (Aldeadávila de la Ribera); Iglesia de Santa Elena (Calzada de Valdunciel).

Santo Tomás Cantuariense

La Iglesia de Santo Tomás Cantuariense es una de las novedades del programa de Apertura de Monumentos de la Junta de Castilla y León en colaboración con las diócesis. En Salamanca, este templo permite descubrir su historia, que fue construido entre los siglos XII y XIII, y los tesoros que dentro se atesoran, tanto en su arquitectura como en su imaginería.

Este templo, ubicado en la calle Rosario, data de los orígenes de la ciudad de Salamanca, y según detalla el director del Servicio diocesano de Patrimonio Artístico, Tomás Gil, “la ciudad comienza en torno a una especie de patios o corrales donde se asienta la población, y aquí en concreto, en este lugar, se asientan los portugueses”.

Este responsable destaca una característica peculiar del templo, por su advocación a Tomás Becket (1118-1170), que siendo arzobispo de Canterbury fue asesinado por mandato del rey Enrique II de Inglaterra, y dos hermanos de su entorno, Ricardo y Randulfo, se establecen en Salamanca y crean esta iglesia tras la canonización por el papa Alejandro III. Según subraya Gil, esta es la primera iglesia que en la cristiandad se dedica a Santo Tomás Becket, “por eso tiene tantísima importancia”.

Es una información de Salamanca RTV al día.

Menú