Exposición “Visiones Contemporáneas” de la cineasta Maddi Barber

Desde el pasado 18 de febrero se puede visitar de manera gratuita en el DA2 – Domus Artium 2002 de Salamanca la exposición “Visiones Contemporáneas” de la cineasta y antropóloga Maddi Barber (Lacabe, 1988), dedicada a las últimas tendencias en el cine y vídeo de España. Esta será la primera aparición de la lakabearra en tierras salmantinas.

Para este proyecto, comisariado por Playtime Audiovisuales, y en concreto, para este ciclo, se han escogido sus tres obras más significativas: 592 Metroz Goiti, Urpean Lurra y Gorria. Hasta el próximo 30 de mayo, de martes a viernes en horario de 12:00 a 14:00 h y de 17:00 a 20:00 horas, así como los fines de semana y festivos de 11:00 a 15:00 horas y de 17:00 a 21:00 horas por las tardes. De este modo, la población charra y curiosos de provincias cercanas podrán deleitarse con estas películas, donde el territorio que habita, la tradición y la cultura popular son parte indispensable de su trabajo.

La cineasta Maddi Barber cuenta con un gran bagaje a nivel profesional. Desde que en 2015 fuera invitada a participar en Zinergentziak #15, impulsado por Territorios y Fronteras y el festival Zinebi, donde codirigió el largometraje colectivo Distantziak. Más tarde, dirigiría y produciría, junto a Christopher Murray y Charlotte Hoskins, el cortometraje Yours Truly, estrenado en el festival Punto de Vista. Además de las obras que presenta en Salamanca, actualmente se encuentra trabajando en la segunda parte de 592 Metroz Goiti junto a Gerard Ortín y Mirari Echávarri. Las películas de Maddi por lo general, y, sobre todo, estas tres que exhibe en el Centro de Arte Contemporáneo de Salamanca, se caracterizan por su conexión con el espectador a través de la naturaleza y la necesidad de mantener pulcramente el paisaje, resultando otras conexiones posibles a nivel político y económico. El mensaje que quiere transmitir está cubierto de imágenes poéticas, cercanas al realismo mágico y la narrativa etnográfica de la no ficción.

Adentrándonos ahora en las tres obras que inaugura en Salamanca, destacamos varios aspectos que invitan a contemplar tales obras:

592 Metroz Goiti (592 metros). Sonido. Color. Digital. 25’. 2018

Este largometraje transcurre en las laderas del Pirineo navarro. La construcción de la presa de Itoiz en la década de 1990 inundó siete pueblos y tres reservas naturales protegidas. Narra la historia capitalista por los afanes del hombre en conseguir más y más, en detrimento de un pueblo que lucha por salvaguardar la naturaleza y el entorno medioambiental que los rodea. Apuesta por la posibilidad de que otras vidas son posibles, dando voz también a quienes cuidan de esos paisajes, de esa flora y fauna tan autóctonas.

Urpean Lurra (Tierra bajo el Agua). Sonido. Color. Digital. 50’. 2019

En este film, Maddi, regresa a la construcción de la presa de Itoiz, pero si en su anterior obra 592 Metroz Goiti contaba desde el presente, ahora el relato toma una dimensión histórica y más política complementando el trabajo anterior. Se trata de una crítica hacia una construcción imposible de comprender entonces y ahora por esos habitantes que quedan y recuerdan aquel suceso.

Gorria (Rojo). Sonido. Color. 16mm transferido a Digital. 22’. 2020

En Gorria, que no solo significa rojo, también se utiliza como adjetivo de diferentes maneras y habla de algo vivo, encarnizado, duro, áspero, intenso, profundo, extremo… Destaca formalmente, además de la utilización del soporte cinematográfico, un pormenorizado diseño de sonido, no hay diálogos en esta película, sólo susurros y canciones suaves de los pastores. El viento, el agua que corre y los sonidos de los animales y al final, el rojo del fuego, la celebración y la hoguera como renovación y vuelta a empezar de todo un ciclo.

Una exposición que no dejará indiferente a ninguno de los visitantes, que invita a reflexionar sobre la posibilidad de combatir el sistema capitalista en el que nos encontramos inmersos, ensalzando la figura del colectivismo frente a la del individualismo. Una exposición más que corrobora la apuesta cultural de Salamanca donde llegan grandes artistas, como Maddi Barber.

Eduardo Jiménez

Menú