Buscamos gente con ángel es la nueva campaña de Cáritas Diocesana de Salamanca

El valor de la Caridad: Una llamada de Cáritas Diocesana de Salamanca a la esperanza para no dejar a nadie fuera. 

La pandemia mundial que ha generado el coronavirus nos ha obligado a disponer de nuestras vidas de una forma inimaginable. Ha cambiado nuestros hábitos cotidianos y la forma de relacionarnos, obligándonos a reinventar nuestra acción para continuar nuestra labor y no dejar a nadie atrás. Nos encontramos con un futuro incierto lleno de inseguridades. Volviendo unos meses atrás, cuando comenzó el confinamiento, Cáritas lanzó el mensaje de que “La Caridad no Cierra”, Cáritas mantuvo sus puertas abiertas a todas las personas que así lo necesitaron. Durante esos duros meses fueron muchos los gestos de generosidad que nos desbordaron, tanto a nivel particular como empresarial, comunidades, etc… Poniendo en valor una y otra vez el lema de nuestra campaña: “Cada Gesto Cuenta”.  

Carmen Calzada, comenzó su intervención explicando los objetivos de la campaña: «El objetivo de la campaña que, hoy, lanzamos  “BUSCAMOS GENTE CON ANGEL”, es doble: por un lado animar a la participación y  al compromiso,  al cambio en nuestro estilo de vida, a tender la mano para que nadie que lo necesite se quede al margenprivado de su desarrollo y dignidad  y, por otra,   contribuir  económicamente para poder seguir respondiendo al aumento de personas y familias solicitantes de ayudas para cubrir necesidades básicas“

Como Iglesia tenemos el reto de acompañar y cuidar la fragilidad y también cultivar la solidaridad emergente para que no se quede sólo en una reacción ante la situación de crisis en la que estamos inmersos, sino en una forma nueva de ser y estar en el mundo. Esta campaña pretende ser una continuidad a esa generosidad de toda la sociedad salmantina; y de la diócesis, destacando el fondo social que puso en marcha nuestro obispo D. Carlos López, el pasado mes de julio. 

Algunos datos de acompañamiento :

José Mª Rodríguez continuó haciendo un análisis de algunos datos de intervención tanto del acompañamiento, como de la promoción de las personas: «Nos encontramos en una situación de crisis y de emergencia, no solo sanitaria, la pandemia de la COVID-19 ha derivado en una crisis socioeconómica que está dejando a muchas personas y familias atrás. » 

Los datos hablan por sí solosen el período de marzo a octubre se ha atendido a 2.250 familias desde el recurso de acogida y atención primaria, con un aumento significativo de familias nuevas que nunca habían solicitado ayuda a Cáritas, en total 749. La cantidad invertida para dichas ayudas de primera necesidad: alimentación, apoyo para el acceso a una vivienda, suministros, etc… en el período de marzo a 30 de octubre ha sido de 1.230.000€, con un aumento de 600.000€ respecto al mismo período en el año anterior.  

Por otro lado, en el semestre de marzo a septiembre, se ha acompañado a 239 niños y jóvenes a través del recurso de infancia y juventud, 304 personas en el recurso de atención a las drogodependencias, 208 personas sin hogar en el centro ‘Espacio Abierto’, 134 personas en la acogida a personas sin hogar y 52 personas han residido en el centro de acogida ‘Padre damián’.  53 personas en el centro de día para personas con problemas de salud mental y 681 personas desde el área de inserción laboral. Por otro lado, se ha atendido a la demanda de las personas con respecto a la ayuda del ingreso mínimo vital, con más de 400 respuestas.

Desde el programa de promoción de adultos y familias se ha acogido a casi 1.90 personas y se ha ofrecido atención a 963 desde el recurso de asesoría jurídica. El programa de VIH Sida ha acompañado 42 personas y ha acogido a 15 residentes en la Casa Samuel.

La situación es realmente preocupante, así lo constata también el reciente informe “Focus” de FOESSA sobre vulneración de derechos en el ámbito laboral, que se presentó el pasado mes de octubre. En dicho informe se analiza en qué medida la alerta sobre el aumento de la precariedad y la inseguridad laboral. “Nos encontramos ante un mercado laboral y una concepción del trabajo que no es capaz de asegurar a un elevado porcentaje de población ocupada el derecho a un trabajo decente y que, como consecuencia, ve vulnerado su derecho a la vivienda y a otras necesidades básicas, sin que los sistemas de protección del Estado de bienestar estén reaccionando con la flexibilidad y la adaptación que la realidad requiere”. Así lo afirmaba Raúl Flores, coordinador del estudio y miembro del equipo de estudios de Cáritas Española. 

Detrás de cada dato están los rostros, las situaciones de vulnerabilidad y las historias de cada una de esas familias. Es momento de unir esfuerzos. Solo juntos, como comunidad, podemos salir de esta situación. Cáritas, como parte de la misión de la Iglesia nos hacemos presentes pretendiendo ser consuelo, apoyo, acompañamiento y reivindicación. 

Todos podemos ser gente con ángel:

Hemos contado con la participación de Ignacio Barcala, profesor jubilado, socio y voluntario que ha hablado de su propia experiencia: «La labor de Cáritas, no ahora, sino siempre, es tender la mano al pobre. Ahora que tenemos tan presentes la manos, tenemos que ser acogida, ser personas hogar».

En estos momentos pensamos que es esencial cuidarnos unos a otroscuidar, a su vez, a los más desprotegidos. Es necesario saber experimentar y releer la impotencia, la alegría, las esperanzas y desesperanzas. Nuestra sociedad necesita espacios que anuncien que se puede vivir de otra manera, que se recreen semillas de “otro mundo posible”. Es momento de parar y “reparar” para pensar qué modelo de sociedad estamos construyendo y hacia dónde queremos ir.  

Como nos recuerda el Papa Francisco en su reciente Encíclica “Fratelli Tutti” (punto 70): “Hay dos tipos de personas. Las que se hacen cargo del dolor y las que pasan de largo; las que se inclinan reconociendo al caído y las que distraen su mirada y aceleran el paso. Es la hora de la verdad: ¿Nos inclinaremos para tocar y curar las heridas de los otros? ¿Nos inclinaremos para cargarnos al hombro unos a otros?” 

Como Iglesia estamos llamados a ofrecer una respuesta coordinada, que llegue a todos, ofreciendo un espacio de acogida incondicional y de compromiso fraterno, que es ahora más necesario que nunca. Para hacer esto posible necesitamos todas las manos y todos los corazones, todas las conciencias y todas las iniciativas, porque todos, individual y colectivamente, tenemos mucho que aportar.  

Piezas de la campaña: 

Buscamos gente con ángel se centra en el poder de las personas, los protagonistas de los carteles, vídeos y diferentes piezas que conforman la campaña son socios, donantes y colaboradores de Cáritas Diocesana de Salamanca, que han cedido de manera totalmente desinteresada su imagenComo dice el vídeo“son personas con un don. El de ayudar desinteresadamente a los que más lo necesitan con sus aportaciones económicas”.  

Queremos una vez más agradecer a todas las personas que forman la familia Cáritas: socios, donantes, voluntarios, trabajadores, colaboradores de una u otra forma, piezas clave en el engranaje de nuestro servicio diario. Sin duda, gente con ángel en todo lo que hace.  

 

Buscamos gente ángel. Saca el ángel que llevas dentro 

Las personas interesadas pueden visitar la web de la campaña: www.buscamosgenteconangel.org donde se informan de las posibles formas de colaboración. 

 

Menú